Eje 4. Intervenciones espaciales, cartografía y ciudad ilustrada

ANÁLISIS DE LAS INTERVENCIONES ESPACIALES EN EL SIGLO XVIII DESDE LOS AVANCES DE LA CARTOGRAFÍA Y NUEVAS VÍAS PARA VISUALIZAR LA CIUDAD ILUSTRADA

Responsable: Juan Miguel Muñoz Corbalán.

Con respecto a la profesión de ingeniero en relación a la ciudad mediterránea en el siglo XVIII, la investigación se va a desarrollar por tres vías, diversas aunque íntimamente interrelacionadas que pretenden superar una visión todavía incompleta o que ha tratado dichos temas desde una perspectiva bien demasiado genérica, bien demasiado fragmentaria:

*Marcos institucionales de planificación corporativa y fáctica.

*Cartografía bélica entre la guerra y la paz.

*La dualidad arte/técnica en la cartografía de los ingenieros militares.

Estudiar la cartografía en relación con la intervención espacial en las ciudades del siglo XVIII tiene por finalidad avanzar en el conocimiento de la labor realizada por los ingenieros militares de la monarquía hispánica durante el siglo XVIII en los ámbitos de la producción gráfica y los modelos a escala, de la planificación de las empresas propuestas en términos administrativos, teóricos y proyectuales, y de los resultados materiales llevados a cabo como culminación de un proceso concebido progresivamente bajo el criterio de la indivisibilidad de los mecanismos profesionales de los ingenieros. Considerar el siglo XVIII a modo de unidad cronológica de análisis –con unos pequeños márgenes temporales correspondientes a la última década del siglo XVII en las posesiones españolas en los Países Bajos meridionales y los primeros años del siglo XIX hasta el final de la Guerra de la Independencia– permite comprender la evolución de los procedimientos técnicos y creativos que siguieron los miembros del Cuerpo de ingenieros militares en su actividad específica vinculada a la representación gráfica en forma de mapas, planos y dibujos y en la elaboración de maquetas y planos en relieve a escala.

En cuanto a sus intervenciones espaciales realizadas (de carácter urbano y arquitectónico), se va a avanzar en la investigación sobre cómo la ciudad aparece, por su carácter estratégico, a modo de objeto privilegiado para la planificación de reformas estructurales y para las iniciativas constructivas de nueva planta; entendiendo aquella, principalmente, como un ente espacial articulado en correspondencia con sus capacidades de carácter poliorcético y como aparato trascendental en el sistema defensivo del territorio, tanto en términos de frontera terrestre y marítima como respecto de la seguridad interior del reino y su integración en una red inteligente de comunicaciones e infraestructuras viarias y portuarias, con aportaciones recientes donde se observa la ciudad integrada en el sistema territorial (Salgaro, 2005; Barros, Salat y Sarmant, 2006).

De esta manera, la investigación pretende analizar en detalle algunos aspectos, en buena medida hasta ahora inéditos, que la Corona borbónica española estimuló y promovió para la consolidación del nuevo Estado, el refuerzo del control territorial y la adecuación a las exigencias de la modernización del país en términos socioeconómicos y científico-técnicos, teniendo como vehículo de base el propio trabajo de los ingenieros, todo lo cual contribuyó en gran medida a la difusión del conocimiento y de las propias prácticas científico-técnico-artísticas (Verin, 1993 y Verdier, 2015).

Es evidente que esta propuesta forma parte de una inquietud científica que se extiende a otros países del área mediterránea y que en los últimos tiempos está ofreciendo un buen número de contribuciones en torno a los temas que implican la figura de los ingenieros militares y las circunstancias que condicionaron su actividad profesional. Entre los estudios específicos, obras colectivas y participaciones en jornadas y seminarios científicos que reúnen numerosas aportaciones desde diversas perspectivas, se pueden destacar Galland Seguela (2008), Carta y Spagnoli (2010), Ferraresi y Visioli (2012), Warmoes y D’Orgeix (2012), Cámara y Revuelta (2015), y Rodríguez Navarro (2015).

A caballo entre sendas vías serán estudiadas las biografías profesionales de algunos miembros significativos del Cuerpo de ingenieros, destacando entre ellos las figuras de Miguel Marín y Pedro Martín Zermeño, cuyas contribuciones al mundo de la cartografía hispánica del siglo XVIII, así como sus proyectos realizados, deben ser objeto de análisis con un mayor grado de profundidad y transversalidad, ubicándolos dentro de una secuencia temporal que ratifica el sentido conceptualmente unitario de la labor desempeñada por el conjunto de los ingenieros militares.

Paralelamente, habrá de ser contemplado el marco institucional y corporativo en el que se movieron los responsables del Cuerpo encargados de organizar las labores de confección de los correspondientes atlas y colecciones de mapas, planos y maquetas de las plazas fuertes del reino, intentando con ello ampliar el conocimiento de lo ya expuesto en algunos de nuestros trabajos previos, por ejemplo Muñoz Corbalán (1993, 2004 y 2015).

Por su parte, y en el marco de la investigación sobre las ciudades mediterráneas en el siglo XVIII, el Dr. Álvaro Molina Martín, contratado Juan de la Cierva y miembro del equipo de trabajo, se integra en la investigación de este objetivo para trabajar sobre la representación de la ciudad, en torno a tres ejes o conceptos clave que permiten comprender la nueva forma nueva de transmitir el imaginario de la ciudad durante el siglo XVIII a través de pinturas y estampas: la visión, el patrimonio y la identidad. En los tres casos, podemos hablar de fenómenos que se consolidan de manera compartida en la cultura artística europea durante todo el periodo. Sus objetivos se concretan en:

*Desarrollar una metodología adecuada para el estudio de las formas de visualizar la ciudad en la Europa meridional durante el periodo de las Luces.

*Abrir nuevas perspectivas de reflexión en torno al patrimonio como elemento central en la definición de las identidades y los imaginarios transnacionales.

*Analizar el papel de las prácticas visuales en el proceso de monumentalización de la ciudad y la formación de una incipiente conciencia patrimonial.

*Conocer los mecanismos y estrategias de representación comunes al proceso civilizador europeo en la proyección de los territorios, las gentes y las ciudades.

*Estudiar las prácticas discursivas, políticas e ideológicas implícitas en la pintura de paisaje, vistas ópticas y otros formatos artísticos como la pintura de género.

*Recuperar el conocimiento de prácticas, tradiciones y costumbres compartidas del patrimonio cultural europeo previas a los procesos de identidad nacional del siglo XIX.

Se trata, en definitiva, de explorar algunas de esas dinámicas tomando como referencia el cambio que tiene lugar durante el siglo XVIII en el modo de representar la imagen de la ciudad a partir de elementos, prácticas y experiencias comunes a todo el continente, entre las cuales resultan relevantes las de los ingenieros militares por abordar el estudio de espacios comunes desde nuevos medios visuales como la pintura de paisaje o las vistas urbanas, lo que ayudará a enriquecer el estudio de los soportes cartográficos.